TESTIMONIO MIGUEL MONTES VIAJE INTERIOR

En verdad jamás pensé que tener una amistad (relación verdadera) con alguien que no puedes ver fuese real o posible. Debido a mi adicción sexual, y a mis pensamientos tan oscuros, me auto despreciaba y jpor lo tanto, me convencí que Dios jamás podría amar a alguien que tuviera una doble vida.  La condenación en mi vida era muy grande, no me dejaba descansar ni un solo momento y vivía enfermo físicamente de tan solo pensar que Dios no quería recibirme.  

Cuando el Viaje Interior llegó a mi vida, comencé de forma literal un viaje en donde Dios comenzó a hablarme de mi dolor.  Comenzó a contarme de forma muy detallada como, desde muy niño, comencé a escalar la montaña del pecado.  

Todavía me parece mentira haber tenido la experiencia de sentir Su voz hablándome a diestra y siniestra.  Recuerdo que era una voz que no podía detener; el Señor me habló de Él, de la manera como funciona en conjunto el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo; además me llevó de la mano, junto a Él, me hizo caminar el camino del amor y también el del amor para enfrentarlo y sanarlo.   

Dios me enseñó cuán poco le importaba mi pecado, me mostró también mi interior con mucha exactitud y detalles, y además me ayudó a sanar, a entender los vacíos de mi corazón.

El Viaje Interior es una pieza de oro en mi proceso de sanidad; aprendí a escuchar Su voz y sobre todo a diferenciar cuando era Dios y cuando no.  Hoy en día gozo de la mejor amistad de mi vida, de tener un Padre que me ama, el mejor amigo y hermano y por qué no, la mejor madre.  Él es todas esas cosas y mucho más en mi vida.

Te deseo una experiencia transformadora en tu Viaje Interior. 

es_ESEspañol