Bienvenidos a Canaán USA

Dios te ha traído a este pedacito del Cuerpo de Cristo que existe por y para la restauración.  Has llegado a una comunidad conformada por individuos y familias que un día estuvimos destruídos y sin esperanza, pero fuimos rescatados y nos fue dada una nueva vida.  Nos unimos a la invitación que Dios mismo te está haciendo, te damos la bienvenida a nuestra familia y a esta maravillosa aventura llamada Restauración.

Creemos que Dios es soberano y por tanto fue Él quien unió tu camino con el nuestro.  Oramos para que todos sus propósitos se cumplan y que tú y tu familia puedan entrar a ser parte del ejército poderoso que se levanta del valle de los huesos secos. (Ezequiel 37)

Nuestra Visión

Somos una iglesia de Restauración un refugio donde los que sufren hallan consuelo y esperanza

Nuestra Misión

Transformamos comunidades , Sanando Familias

Staff

Pr. Jaime Garcia

Pastor Presidente

Pr. Juan Carlos Monrroy

Integrador

Pr. Damian Dominguez

Director de Operaciones y Finanzas

Pr. Ramon Ayala Jr.

Administrador

Liliana Garcia

Directora de Ministerios

Juliana Pamplona

Directora Canaán Kids

Monica Ayala

Líder There is hope

Margarita Orostegui

Directora de Industrias

Viviana Blanco

Departamento contable

Ramon Ayala

Jefe de Mantenimiento

Gervasio Paredes

Ingeniero de Sonido

Anthony Serrano

Director Audiovisual

Víctor Contreras

Jefe de Seguridad

Jose Luis Cova

Director de Marketing y Redes Sociales

Carlos Perez

Diseñador Digital

En Qué Creemos

Creemos que las Escrituras, tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento, en sus textos originales, son inspiradas en su totalidad por el Espíritu Santo, sin error.
Creemos que hay un solo Dios, que existe eternamente en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.
Creemos que Jesucristo es el segundo miembro de la Trinidad (el Hijo de Dios) quien se hizo carne para revelar a Dios a la humanidad y convertirse nuestro Salvador. Creemos en Su concepción virginal, Su vida sin pecado, la autenticidad de Sus Milagros, Su muerte expiatoria, Su resurrección corporal, Su trabajo mediador en el cielo y en la esperanza de su regreso personal en poder y gloria.
Creemos en la personalidad y deidad del Espíritu Santo. Él da vida, Él santifica, Él empodera, Él convence de pecado, Él mora en los creyentes y Él Consuela.
Creemos que el hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios para tener intimidad con Él. Tentado por Satanás, el hombre cae y por consiguiente llevó a toda la raza humana a un estado de separación de Dios, incapaz de reestablecer su relación con Dios a través de su propio esfuerzo.
Creemos que la sangre de Jesucristo, derramada en la cruz, provee el único medio para el perdón de pecados. Por lo tanto, Dios ofrece salvación gratuita a aquellos que depositen su fe en la muerte y resurrección de Cristo como pago suficiente por su pecado.
Creemos que la iglesia es el Cuerpo de Cristo de la cual Jesús es la cabeza. Los miembros de la iglesia son aquellos que han confiado, por fe, en la obra terminada de Cristo. El propósito de la iglesia es glorificar a Dios, amándolo y dándolo a conocer al mundo perdido.
Creemos en la santidad del matrimonio como un pacto delante de Dios entre un hombre y una mujer. El matrimonio es el núcleo central de la familia.

Valores Fundamentales

Amamos al pecador sin consentir el pecado.


1 Juan 4:10 En esto consiste el amor; no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Él nos amó a nosotros, y envió a Su Hijo en propiciación por nuestros pecados.

Vivimos sin secretos.


Santiago 5:16 Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. 1 Juan 1:5 Dios es luz, y no hay tinieblas en Él.

Somos congruentes entre lo que enseñamos y vivimos.


1 Timoteo 5:8 Porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe y es peor que un incrédulo.

Usamos nuestra historia para inspirar a otros.


Apocalipsis 19:10b El testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía.

Podemos entender la angustia de los que sufren porque hemos estado allí.


2 Corintios 1:3-4 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en toda tribulación nuestra, para que nosotros podamos consolar a los que están en cualquier aflicción con el consuelo con que nosotros mismos somos consolados por Dios.

Caminamos y construimos juntos un futuro. Desarrollamos relaciones que van más allá del tiempo, las instituciones y las distancias.


Gálatas 6:10 Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.

Somos libres para ser quienes Dios diseñó que fuésemos. Unidad en medio de la diversidad.


Gálatas 5:1 Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de la esclavitud.

Admiramos, valoramos y tratamos a cada persona con la misma dignidad que todos merecemos.


Filipenses 2:3 Nada hagáis por egoísmo o por vanagloria, sino que con actitud humilde cada uno de vosotros considere al otro como más importante que a sí mismo.

Acompañamos a otros en la decisión de reconciliarse con Dios, con ellos mismos y con las personas más significativas. Colaboramos en la reconstrucción de puentes rotos y de ciudades asoladas. Somos reparadores de brechas.


2 Corintios 5:19 Que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.